Preparando a tus hijos para los —campos de re-educación—

Originally appeared at: Chronicles

Los niños pequeños caminando por el aeropuerto o por la feria llevando correas disfrazadas como mochillas en la forma de monos son una señal de la peor pesadilla de cada padre: perder su hijo. 

Esa pesadilla se multiplica por diez cuando la pérdida se impone a padres por así llamado -figuras de autoridad- como los Servicios de Protección de Niños o otras agencias con supuestamente buenas intenciones. Desafortunadamente, tal evento pronto podría ser algo normal en las vidas de muchos estadounidenses si las opiniones de abogado para PBS Michael Beller se vuelven dominantes. 

Imagen de Pixabay


En una entrevista con periodistas secretos de Project Veritas, Beller se relajó y advanzó la necesidad de —campos de re-educación— o para hacerlos sonar más agradables —campos de tolerancia— para los hijos de partidiarios de Donald Trump, abogando que ellos estarán —criando una generación de gente intolerante y horrible - niños horribles.— 

Claramente grabada antes de la elección, Beller explica su plan: —Aun si Biden gana, vamos para todos los votantes republicanos, y Seguridad de la Patria les quitará sus hijos. ¿Qué piensas de eso?...Y los pondremos (los niños de los partidiarios de Trump) en campos de re-educación.— 

Si leer eso te dio escalofríos, ármate de valor, porque Beller no piensa maltratar a estos niños trasladados. En lugar de eso, tendrán lo mejores de cuidados, mirando PBS y aprendiendo en sus salas de clase que están llenos de los personajes de La calle sésamo. ¿Qué podría ser mejor? 

Poco después de que apareció este video, PBS publicó una respuesta oficial, diciendo que Beller —ya no trabaja por PBS,— y que sus comentarios no están de acuerdo con la organización. Pero mientras se parece incomprensible que Beller ni nadie más - liberal, conservador, u otro - podría aun pensar en la idea de sacar por fuerza a millones de niños de sus casas justo porque las ideologías de sus padres sean diferentes, tal idea ha sido avanzada antes por una figura prominente de la historia: Karl Marx.

Escribiendo en El manifiesto comunista, Marx notó que la destrucción de la familia, particularmente la separación de hijos y padres, era una meta principal de comunismo. 

—¡Abolición de la familia!— prescribió Marx, notando que —Aun los más radicales se enojan por esta propuesta infame de los Comunistas.— Pero esto era su meta, porque Marx creía que la familia tradicional era construida —por capital, por ganancia privada— y —se desaparecería con la desaparición de la capital desapareciendo.— 

El padre de Comunismo apunta directamente a la relación de padre-hijo en sus próximas palabras: —¿Nos acususas de querer parar la explotación de niños por sus padres? A este crimen nos confesamos culpables.— 

Marx adopta la idea de —destrozar la más sagrada de relaciones,— reemplazando la educación de niños en el hogar con la forma social de la misma, notando cómo los Comunistas usan las escuelas como un medio de intervención y adoctrinamiento hacia su manera de pensar. 

¿Está tal plan resurgiendo bajo ellos quiens abogan por un gobierno totalitario nuevo? Pues, Beller nada más trabaja por PBS, pero viendo la ligereza con la que habla de sus opiniones, es difícil imaginar que él piense que sus opiniones no sean aceptables entre sus amigos. Así, los quienes no se rendirán ante la manera de pensar nueva de totalitarismo -woke- tienen que ser forzados a cumplir con el sistema nuevo, y si no ellos mismos, entonces, por supuesto sus hijos.

¿Entonces, qué hacemos? ¿Nos sentamos para esperar lo inevitable? ¿Luchamos hasta la muerte para proteger a nuestros hijos y para enseñarles nuestros valores y creencias? 

La mayoría de nosotros seguramente haremos el último. ¿Pero qué pasará si aun eso fracasa? ¿Cómo preparamos a nuestros hijos para un tiempo cuando - ¡Dios nos libre! - podrían estar separados de nosotros por fuerza y adoctrinados con ideologías que no podemos y no vamos a aceptar?

Dos respuestas a esta pregunta se ofrecen en los últimos párrafos del libro por W. Cleon Skousen de 1958, El comunista desnudo:

Si el reto para nuestros jóvenes de hoy es una guerra de ideologías, entonces es hora de que tomamos la ofensiva. No nos debemos sentar y esperar a que nuestros niños y niñas estén adoctrinados con dogma materialista y así hechos vulnerables a una conversión comunista cuando los agentes de fuerza y miedo del otro lado del mundo los acercan. Durante dos generaciones, una fase importante de la vida estadounidense se ha estado deshaciendo. Como padres y maestros necesitamos reconocer que si este pilar de nuestra cultura se derrumba, nuestros propios hijos serán las víctimas. Hay que parar esta desintegración... 

Por supuesto, tenemos que hacer más que simplemente enseñar principios correctos - por supuesto los tenemos que practiar. Así, yo cierro con las palabras de Francis Bacon quien dijo: —No es lo que comes, sino lo que digieres que te hace fuerte. No es lo que ganas, sino lo que guardas que te hace rico. ¡No es lo que predicas, sino lo que practicas que te hace un Cristiano!—  

Enseña y haz. Palabras sencillas, pero difíciles de practicar. El reto vale la pena. 

Así que enseña a tus hijos la historia. Enseñales valorar cosas como verdad, familia y moralidad. Llévalos a la iglesia e incúlcales principios de las Escrituras. Pero no sólo les recalques tales cosas. Adoptar personalmente estas prácticas hará mucho más en ayudarlos a ser fuertes en el evento posible que un día podrían estar bajo la influencia de los quienes guardan valores que son exactamente opuestos de los tuyos. 


Annie Holmquist es la correctora de Intellectual Takeout. Cuando no está escribiendo o corrigiendo, le gusta leer, jardinear, y pasar tiempo con familia y amigos.