Mártir Cristiano moderno, disparado en su propia iglesia

Un musulmán enojado entró en la iglesia con una pistola y gritó, —¿Dónde está el sacerdote Daniel?— El sacerdote salió del altar y dijo, —Soy Daniel.— Fue disparado despiadadamente y se murió en el medio de la iglesia. Con 34 años, fue concedido la muerte de un mártir por predicar el Evangelio. Esto sólo pasó hace once años. 

Este día, hace once años, un sacerdote sufrió el martirio por predicar Cristo a musulmánes y por convertirlos. 

Un musulmán enojado entró en la iglesia con una pistola y gritó, —¿Dónde está el sacerdote Daniel?— 

Padre Daniel Sysoev

La gente se huyó. Padre Daniel estaba detrás de la pantalla de iconos en el altar y se podía haber escapado por la puerta del lado por la sacristía. En vez de eso, él salió del altar y entró en la nave de la iglesia y dijo, —Soy Daniel.— Y fue disparado despiadadamente en el medio de la Iglesia. 

Padre Daniel, el día de su martirio, todavía no había vivido durante 35 años. Se nació en la Unión Soviética y vivía los primeros 17 años de su vida detrás de la cortina de hierro. Amaba a Cristo desde su juventud, aun en la Rusia oficialmente atea, y, aunque como niño y joven era burlado por sus iguales y sus maestros por su fe en Jesucristo, él nunca abandonó a su Salvador.  

Y cuando tenía 34 años, fue concedido la muerte de un mártir por predicar el Evangelio. 

Esto pasó sólo hace once años. 

Esto no es una historia de hace siglos, aunque Padre Daniel ahora está entre los en el Cielo quien se murieron por su fe desde los años más tempranos de la Iglesia. 

Gloria a Dios Quien es maravilloso en Sus santos. 

Fr. Daniel Sysoev