Cómo el milagro de un Santo ruso tocó a la familia real de Brasil

Cómo un santo monje de Rusia glacial tenía influencia en la Casa Imperial de un país tropical... 

Una transcripción, en español, está para abajo...

TRANSCRIPCIÓN:

La historia de cómo San Sava Storojevski se topó con las crónicas de nuestro país tropical empezó con un incidente increíble durante la guerra de 1812.

Príncipe Eugene Beauharnais, el hijastro de Napoleon, Virrey de Italia, era un general de las tropas de Napoleon y participaba en operaciones militares contra Rusia durante la Guerra de 1812. En tal ocasión, él ocupaba habitaciones en el monasterio  Storojevski y sus soldados empezaron a saquear, ni aun perdonando los templos ni los íconos sagrados. 

Una noche, el príncipe se acostó y durmió. En un sueño, vio a un monje vererable entrar en la habitación y el monje le dijo a él: 

—No dejes a tu ejército saquear el monasterio. Si haces lo que pido, Dios te tendrá misericordia y regresarás a tu país a salvo y de buena salud. Y tus descendientes servirán a Rusia.— 

General Eugene Beauharnais despertó totalmente asombrado. El sueño le parecía muy real. Entonces fue a la iglesia donde vio un ícono con la cara del monje Savva, quien era el monje de su sueño. Entonces, él hizo lo que le había pedido el monje. Los franceses no saquearon el monasterio. Como resultado, Eugene Beauharnais era uno de los únicos generales franceses quien vivía por la guerra y no era lastimado en ninguna batalla posterior.  

Y la historia tiene un fin poco común. En 1839, el hijo de Beauharnais, Maximilian, Duque de Lechitenberg, llegó a Rusia. Él, junto con la familia real rusa, visitó el monasterio. Ellos veneraron las reliquias del monje Savva, como había prometido su padre. En el mismo año, él le propuso matrimonio a Princesa Maria Nikolaevna, hija del emperador ruso Nicholas I. Después de la boda, el novio y la novia se establecieron en San Petersburg. Así sus descendientes servían a Rusia, como fue predicho por San Savva. 

Debido a los eventos de 1917, la familia de Duque Maximilian tuvo que irse al extranjero. Sus hijos, nietos, y bisnietos ahora viven en Francia, Alemania, los Estados Unidos, Bélgica, y Australia. Todos son Ortodoxos y tienen nombres rusos. Y reverencian al monje Savva como su patrono. 

¿Pero qué es la relación entre estos eventos notables y la familia real de Brasil? 

Príncipe Eugene Beauharnais, quien recibió la gracia de San Savva, era el padre de Lady Amelia, la segunda esposa del emperador D. Pedro I y Emperatriz Consorte del Imperio de Brasil desde 1829 hasta 1834. Así, parte de este bello milagro de las tierras frías rusas vino para calentar nuestras tierras tropicales. 

Que las oraciones de San Savva traigan paz y prosperidad a nuestra patria brasileña. Lo necesitamos.