La Iglesia es LA Institución Esencial

Una nación que prohibe la participación en adoración colectiva a su gente, es una nación condenada. 

Originally appeared at: Orthodox Net Blog

El Cristianismo es una fe colectiva, una que requiere que sus fieles estén involucrados activamente los unos con los otros. La adoración de la Iglesia es comunitaria y la salvación misma es un acto colectivo, uno que exige interacción con otros. Uno no es -salvado- en un vacío, sino como parte de la vida colectiva de la Iglesia. Tu salvación tiene que preocuparme a mí tanto como mi propia salvación lo hace. Mi relación con Cristo no se trata de mí, sino se trata de nosotros. Nuestros pecados no son contra Dios solo, sino contra el Cuerpo de Cristo, la Iglesia. Nuestro amor por Dios no nos puede salvar si no amamos a otros, porque justo como dijo el Señor, —Si alguno dice, Yo amo á Dios, y aborrece á su hermano, es mentiroso. Porque el que no ama á su hermano al cual ha visto, ¿cómo puede amar á Dios á quien no ha visto?— (1 Juan 4:20)”.

Dado el carácter colectivo de la Iglesia, es particularmente alarmante que nuestros gobiernos (de ciudades, estados, y el gobierno federal) están usando el pandémico Covid-19 para prohibir que la gente esté junta en sus iglesias para adoración comunitaria. La importancia de interacción social en la plaza, como se puede ver en pueblos tradicionales donde la vida -café- y el carácter comunitario de la Iglesia eran las fuentes principales de interacción cordial, demuestra el peligro que enfrenta una sociedad que ha mandado que sus miembros se queden separados, aislados en sus casas.  

Aislado de otros, el carácter comunitario que es una parte importante de ser humano está perdido. Como humanos, debemos estar juntos, porque es por la vida compartida que podemos crecer en mente y en espíritu. Es por la comunidad que aprendemos amar a Dios y es por la unión comunitaria que experimentamos durante la Liturgia Divina que oímos todos juntos la Palabra de Dios y recibimos el Cuerpo y la Sangre Vivificantes de Nuestro Salvador. 

Es la hora para hacer frente a los que han decidido que tiendas de vinos, tiendas de marihuana, y tiendas de drogas son más importantes para el mantenimiento de nuestras almas que la Iglesia. Una nación que prohibe a su gente la participación en adoración colectiva es una nación condenada. Es claro que necesitamos aceso a comida para sustento físico, pero el alimento espiritual nesesario para la buena salud de alma y cuerpo significa que la Iglesia es LA institución más esencial en el país.

Con amor en Cristo, 
Abad Tryphon