Cómo San Serafín de Sarov guió a una familia protestante para que viese la luz de la fe ortodoxa

Hemos aquí una bella historia sobre San Serafín de Sarov y cómo defendió la verdad de la fe desde la eternidad. Nos la cuenta el Metropolita Benjamín (Fedchenkov).

Vivía entonces emigrado en la región de Alsacia, en Francia, entre un gran número de católicos y protestantes. Ambas comunidades compartían el mismo edificio eclesiástico, en el cual se tenían que turnar para realizar los respectivos ritos religiosos. Una familia protestante que el Metropolita conoció personalmente encontró un libro sobre el asceta católico Francisco de Asís. Cuanto más lo leían, más se cuestionaban sobre el significado de la verdadera fe. “Nosotros somos protestantes, ¿pero y si la fe católica fuese la verdadera? Con tantas religiones como hay, ¿cuál de ellas es la verdadera?”  

Un día, una joven de aquella familia estaba sentada en el jardín, leyendo un libro sobre Francisco de Asís. De repente, se durmió y en un leve sueño, vio cómo Francisco de Asís se le acercaba en compañía de un anciano que tenía una aureola. Francisco de Asís le dijo: “Estás buscando la iglesia verdadera, ¿no es cierto? Es la iglesia de él, la que ayuda a todos, pero nunca les pide nada a cambio”. La joven despertó. Ella nunca había visto a aquel anciano anteriormente. No sabía de quién se trataba. No obstante su visión tuvo que ver con la Iglesia Ortodoxa Rusa.

Eventualmente, contrataron a un trabajador de ascendencia rusa. El hombre ocupó un cuarto en la casa. Un día, al entrar en su cuarto por accidente, la joven vio un icono y reconoció al anciano de su sueño. Le preguntó al hombre ruso: “¿Quién es este hombre que está representado en el icono?” “Él es nuestro santo ruso, el Venerable Serafín de Sarov”.

Este hecho dejó claro a toda la familia que la Ortodoxia Rusa era la verdadera fe, siendo que San Serafín de Sarov pertenecía a ella.

Para mí, esta historia tiene una significación especial, pues es el encuentro providencial de una familia que nada sabía sobre la Iglesia ni de San Serafín. El santo ruso entró en sus vidas e intercedió por ellos desde entonces. San Serafín puede hacer milagros gracias a su proximidad para con Dios.


Fuente: blog.obitel-minsk.com (Inglés)

Traducido del portugués al español por Antonio Moreno Ruiz