Supermercado exige delantal de —Rainbow Pride— (orgullo homosexual) y despide a empleadas cristianas; ahora se enfrenta un pleito

MORE:Noticias
Originally appeared at: Daily Wire

Dos exempleadas de la cadena de supermercados Kroger la están demandando por perjuicios después de que el supermercado donde trabajaban discriminó a ellas por sus creencias religiosas. 

Noticias NBC reportó que el pleito, presentado al tribunal federal el lunes, dice que las dos empleadas cristianas se negaron llevar los delantales nuevos de la empresa que tienen un corazón del color arcoiris encima. Ellas creen que el corazón arcoiris es una aprobación de la comunidad LGBTQ. Las dos empleadas dijeron en el pleito que creen por su religión que homosexualidad es un pecado y pidieron un acuerdo por su religión que las permitiría poner sus etiquetas de nombre encima del corazón arcoiris. 

Las dos exempleadas, Brenda Lawson (72 años de edad) y Trudy Rickerd (57 años de edad) habían trabajado por el supermercado Kroger en Conway, Arkansas durante años antes de su despedida esta primavera pasada por su rechazo de los delantales, reportó NBC. 

Más de NBC:

La bandera arcoiris ha sido usada durante mucho tiempo como un símbolo de orgullo LGBTQ y está expuesta especialmente durante el mes de junio (mes de orgullo homosexual). Kroger, sin embargo, se negó a confirmar si el propósito del símbolo era orgullo homosexual, diciendo a Noticias NBC por correo electrónico que la empresa no puede hacer comentario sobre el litigio que pende. 

El pleito, presentado al Tribunal de la zona del este de Arkansas (de los EEUU) afirma que Kroger violó Título VII de la Ley de los derechos civiles de 1964 y Título I de la Ley de los derechos civiles de 1991 cuando —se negó acomodar a las creencias religiosas de Lawson y Rickerd y las sancionó y despidió por sus creencias religiosas y como represalia por su petición por un acuerdo (religioso).—

El pleito de las mujeres, según NBC, dice que cada una —cree en la interpretación literal de la Biblia— y —creen sinceramente por su religión que homosexualidad es un pecado—. Así, —llevar el símbolo que da apoyo a la comunidad (LGBTQ) mostraría el apoyo de la persona que lo lleva, y eso no lo podían hacer las mujeres.— 

La queja también afirma que Kroger no despidió a otros empleados quienes se negaron ponerse los delantales pero quienes no dijeron que era por sus creencias religiosas. Las mujeres están pidiendo que la cadena de supermercados reforme sus políticas y pague a las mujeres por —dolor emocional y sufrimiento, humillación, inconveniencia, y pérdida del placer de la vida,— junto con otros daños. 

El pleito es el último en una larga línea de afirmaciones de Cristianos diciendo que han experimentado discriminación por su fe. El ejemplo más reciente y prominente es del pastor de Grace Community Church (una iglesia protestante), John MacArthur, quien se negó cerrar su iglesia por la orden de confinamiento del gobernador de California, Gavin Newsom (demócrata). Señor MacArthur segía con sus oficios religiosos durante el pandémico. Como reportó el Daily Wire, MacArthur ahora dice que está dispuesto ir a la cárcel por la situación. 

—Recibimos una carta con una amenaza que podríamos tener que pagar una multa o que yo podría ir a la cárcel por un máximo de seis meses,— MacArthur le dijo a la presentadora de Fox News, Laura Ingraham esta semana. —Por supuesto, mi héroe bíblico, además del Señor Jesucristo, es el apóstol Pablo, y cuando él llegaba a un pueblo, no preguntaba cómo estaba el hotel; él preguntaba cómo estaba la cárcel porque él sabía que iba a pasar su tiempo allí. Así que no me importa ser un poco apostólico si quieren ponerme en la cárcel.— 

MORE:Noticias