Bebés salvados del aborto bautizados en lotes en la ciudad rusa

El bautismo de varios niños, cuyas madres decidieron no abortar debido al trabajo del proyecto "Un bebé es un regalo celestial", se llevó a cabo el 14 de octubre

Gracias al trabajo coordinado de voluntarios, psicólogos, filántropos y médicos, solo en 2017 se salvaron del aborto unos 50 niños.

Originalmente apareció en: OrthoChristian

El bautismo de varios niños, cuyas madres decidieron no abortar debido al trabajo del proyecto "Un bebé es un regalo celestial", se llevó a cabo el 14 de octubre en la Iglesia Tomsk de San Alejandro Nevski, informa la diócesis de Tomsk.

El proyecto se fundó bajo los auspicios del centro de ayuda familiar ortodoxa "¡Ayudemos juntos!". Gracias al trabajo coordinado de voluntarios, psicólogos, filántropos y médicos, solo en 2017 se salvaron del aborto unos 50 niños. Cuatro niños cuyas vidas fueron preservadas recibieron el sacramento de una nueva vida en Cristo en la fiesta de la Santa Protección. El mayor tenía 2 años y el más joven 2 meses.

13 niños fueron bautizados en el evento anterior en la iglesia de San Alejandro Nevski en junio. Los bautizos fueron celebrados ambas veces por el Padre. Eugene Maslich y Protodiacon Roman Shtaudinger.

    

La madre de Zachary, de 3 meses, quien fue bautizada el 14 de octubre, se bautizó en junio, cuando tenía 9 meses de embarazo. Ahora viven juntos en un albergue para madres, que fue inaugurado por la organización "Ayudemos Juntos" en junio.

    

    

Los organizadores y voluntarios del centro ortodoxo tienen innumerables historias maravillosas que contar acerca de cómo las mujeres y sus hijos se salvan de una decisión terrible y de situaciones que amenazan la vida. Recuerdan los nombres de todas las chicas a las que han ayudado y cómo las conocieron. Una niña, Lyudmila, planeaba abortar hasta que los voluntarios ortodoxos la ayudaran a comprender qué es la verdadera felicidad. "Cuando quedé embarazada, inmediatamente surgió la pregunta de cómo criaría a un niño decente", escribió en su diario después de instalarse en una casa de servicio social. Terminando su "confesión", ella escribió: "Me diste tiempo para entender quién soy para este niño.”

Los niños bautizados también recibieron iconos bordados personalizados, velas hechas a mano y libros de oraciones para niños como regalos de "Un bebé es un regalo celestial."


Traductores: José Hernández y Jannice Hernández

  • Shqip
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Portuguese, International
  • Русский
  • Español