PATRIARCHA KIRILL: —Conciencia de sus pecados es del sumo valor.—

Originally appeared at: Pravmir

Estar consciente de tus pecados es del sumo valor, dijo Su Santidad Kirill, Patriarcha de Moscú y Toda Rusia en su homilía después de la Liturgia Divina en la Ermita de San Alexander Nevsky, informa el sito web oficial de la Iglesia Ortodoxa Rusa. 

—Conocimiento de sus pecados ya es el mejor valor. Si una persona se da cuenta de su imperfección y su pecado, ya está caminando en el sendero hacia la salvación,— dijo el Patriarcha. —Esto es por qué leemos la historia del Publicano (y el Fariseo) antes de Gran Cuaresma para entender qué importante es arrepentimiento. Sabemos qué difícil es hoy obedecer todas las órdenes de la Iglesia y me gustaría apoyar a todos los quienes intentan cumplir con ellas...debes recordar: la única manera de justificarte ante Dios es repetir las palabras asombrosas del publicano: —Dios, ten misericordia de mí, un pecador.—  

—Estando completamente consciente de lo pecaminoso que era, el recaudador de impuestos Le pidió sinceramente a Dios perdonarlo con todo su corazón, Le pidió ser misericordioso con él. La imagen de un pecador arrepentido, un publicano, quien salió del templo más justificado que el fariseo, quien cumplió con las órdenes de la ley religiosa, debe darnos esperanza. Si, durante Cuaresma Santa, logramos arrepentirnos de nuestros pecados de verdad, entonces, tal vez, por la gracia de Dios, seremos tan justificados como el publicano quien, en su propia opinión y por supuesto en la opinión de la gente en su alrededor, no tenía causa de justificación ante Dios. Pero el Señor misericordioso, Él Buscador de Corazones, veía en las palabras del publicano arrepentido un arrepentimiento tan fuerte que Él le hizo más justificado que el fariseo piadoso.—  

—Que el Señor nos ayude a pensar primeramente de arrepentimiento, de impacto que arrepentimiento sincero por nuestros pecados ante Dios tiene en el alma humana, sin el cual no puede existir salvación y no puede ocurrir mejora genuina de la personalidad humana. Tan extraño que puede parecer a gente moderna, quien con frecuencia es orgullosa, arrogante, dependiendo de su propio conocimiento, en sus capacidades materiales, y quien está acostumbrada menospreciar a otros, personas - ambas grandes y pequeñas, ricas y pobres, fuertes y débiles - necesitan recordar que salvación verdadera, y así felicidad verdadera, son imposibles sin reconsiderar su vida y sin arrepentimiento sincero por sus pecados ante Dios. Amén,— concluyó Su Santidad Patriarcha Kirill.  

  • Shqip
  • العربية
  • English
  • Français
  • Deutsch
  • Bahasa Indonesia
  • Italiano
  • Português
  • Русский
  • Español