El bautismo de Noé y su familia - El arca de Salvación

Por pasar por las aguas bautismales, Noé se salvó a si mismo y a su familia, condenó el mundo de los impíos y se convirtió en heredero de rectitud. Él pasó de muerte a vida. Dejó atrás el mundo violento y corrumpido para que pudo convertirse en el Adán nuevo - ocasionando un Génesis nuevo para el género humano. 

Dios muestra que la gracia del Espíritu se aparta por impureza carnal y la corrupción de pecado grave. Al cual Dios, dispuesto a restaurar lo que faltaba, envió el diluvio y le pidió a Noé entrar en el arca. Y él, después, mientras el diluvio se estaba disminuindo, envió primero un cuervo que no le regresó, y una paloma que, según lo que se dice, le regresó con una ramita de olivo. Usted ve el agua, ve la madera (del arca), ve la paloma y ¿vacila en cuanto al misterio (de bautismo)?  

San Ambrose de Milan, Sobre los misterios

Mucho más que mil años habían pasado desde la creación de Adán y Eva y el mundo estaba cubierto con maldad. En el principio, Dios había creado humanidad en Su imagen para que la gente tuviera relaciones santas, ejercitando gobierno piadoso sobre la tierra. Pero el Señor vio que —la malicia de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal.—  (Gén. 6:5). Tras los siglos, Dios había enviado a hombres rectos para predicar la verdad pero la mayoría no escuchaba.2

Y entonces Dios señaló a alguien especial: 

Empero Noé halló gracia en los ojos de Jehová...Noé, varón justo...con Dios caminó Noé.

—Gén. 6:8–9

Y Dios le dijo a Noé:

Y yo, he aquí que yo traigo un diluvio de aguas sobre la tierra, para destruir toda carne en que haya espíritu de vida debajo del cielo; todo lo que hay en la tierra morirá. 

Mas estableceré mi pacto contigo, y entrarás en el arca tú, y tus hijos y tu mujer, y las mujeres de tus hijos contigo. 

—Gén. 6:17–18

Por la rectitud de Noé, Dios les salvó a Noé y a su familia del diluvio. Después de años estando rodeados por ambas violencia y corrupción, estarían puestos en libertad mientras la maldad sería quitada de la faz de la tierra. 

Justo como Dios les ordenó a Adán y Eva, Dios les ordenó a Noé y su familia a ser provechosos y multiplicarse, tomando dominio de la tierra. 3 En el lugar de Adán, Noé sería el jefe nuevo del género humano. Por pasar por las aguas del diluvio, Noé y su familia estaban transportados de la antigua creación a una creación nueva. “—Agua le trasladó del mundo antiguo al nuevo.—4

Con la historia de Noé en mente, continuemos a contestar cuatro preguntas:

  • ¿Cómo sabemos que este pasaje habla de bautismo? 
  • ¿Quiénes eran los objetos del bautismo de Noé? 
  • ¿Cómo se elegieron a los objetos? 
  • ¿Qué se realizó el bautismo de Noé? 

¿Cómo sabemos que este pasaje habla de bautismo?  

Cuando el apóstalo Pedro escribe del diluvio de Noé, nos dice que el bautismo del Nuevo Testamento —se corresponde a esto—.

Los cuales en otro tiempo fueron desobedientes, cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, cuando se aparejaba el arca; en la cual pocas, es á saber, ocho personas fueron salvas por agua. 

A la figura de la cual el bautismo que ahora corresponde nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como demanda de una buena conciencia delante de Dios,) por la resurrección de Jesucristo: 

El cual está á la diestra de Dios, habiendo subido al cielo; estando á él sujetos los ángeles, y las potestades, y virtudes.

 — 1 Pedro 3:20–22

¿Quiénes eran los objetos del bautismo de Noé?

Noé y los siete miembros de su familia.

¿Cómo se elegieron a los objetos? 

Noé fue eligido porque era un hombre justo quien caminaba con Dios.5 La familia de Noé, no obstante, fue eligida simplemente porque era la familia de Noé. Como se relata en La revista del clérigo, —se puede ver que era la fe de Noé en su preparación del arca que (como se dice) salvó a su familia sin ni una palabra de su propia fe. Todo se atribuye a la fe de Noé y al arca que preparó por esa fe.— 6

Con la base de la rectitud de Noé, Dios salvó a ambos Noé y a su familia. Las escrituras no dicen que Dios halló a ocho personas justas quienes todas pertenecían a la misma familia. Más bien dice la Biblia que un hombre caminaba con Dios y así toda su familia entró en el arca y fue puesta a salvo. 

Teóricamente el posible que la esposa de Noé y todos sus seis hijos eran también justos pero parece que Dios no lo considera algo que merece revelar. Podría haber escrito: —La familia de Noé era justa, sin tacha entre la gente de esos días y caminaba con Dios.— Pero Dios escogió otro punto de énfasis. En vez de llamarla justa a la familia de Noé, Dios dice: —Noé era un hombre justo, sin tacha entre la gente de su tiempo y caminaba con Dios.— No nos habla de las otras siete personas porque su rectitud es por lo visto sin importancia en este contexto. Dios simplemente nos dice que halló a un hombre - Noé - que era justo.  

De modo parecido, note las palabras usadas en Génesis 7:1 

 Y JEHOVA dijo á Noé: Entra tú y toda tu casa <en plural>en el arca porque á ti <singular>he visto justo delante de mí en esta generación. 

Dios nos dice que salvó a Noé y a su familia porque vio que Noé era justo. Dios está hablando aquí de la rectitud de Noé y no de la rectitud de la familia de Noé. La idea se fortalece por Génesis 6:8-9 (vea arriba). En ese pasaje, Dios reconoce la rectitud de Noé y no dice nada de su familia. Los hijos de Noé se mencionan después y se introducen como los hijos de Noé.  

En Génesis 9, la condición espiritual de los tres hijos de Noé se ve con más claridad. Ham es malo, deshonra a su padre y su hijo Canaan fue puesto bajo una maldición tres veces. Shem y Japheth son buenos, honrando a su padre y ambos son bendecidos.  

Como notó un autor:

No tenemos pruebas de las escrituras que nadie en la familia de Noé (sin el mismo Noé) era un creyente verdadero antes del diluvio. Al contrario, tenemos muchas pruebas que por lo menos uno de sus hijos era disoluto y incurrió la maldición de su padre que siguió a su posteridad: y cuando Dios resolvió salvar a una familia del género humano, entró en pacto con Noé sólo; (—Mas estableceré mi pacto contigo— Gén. vi. 18) aún debido a Noé, Él condescende gentilmente salvar a toda su familia. Lector, ¿no descubre usted algo aquí, como una conexión, entre la fe de un creyente y el bienestar de su casa? 7

Por lo tanto, tenemos buena razón suponer que las ocho personas entraron en el arca como grupo mezclado: algunos en comunión espiritual íntima con Dios, y otros no. 

En resumen:

  • Sólo Noé caminaba con Dios (según lo escrito). La escritura sólo habla de Noé como obediente. 
  • Toda la familia de Noé recibe un tipo de bautismo (cf. 1 Pedro 3:20–21).
  • Dios bendice a Noé y Dios bendice a sus tres hijos. 

Un hombre camina con Dios. Este hombre y su familia son bautizados. Todos en la familia reciben bendiciones. Estos es lo que vemos en el bautismo de Noé y es asimismo lo que vemos en la doctrina cristiana de bautismo de bebés.  Cuando los padres son fieles a Dios, sus hijos reciben bautismo. 

¿Qué se realizó por el bautismo de Noé? 

En el Nuevo Testamento, el autor de Hebreos nos dice que Noé, por fe, preparó el arca para que él y su familia podrían pasar por el diluvio a salvo. Y como el arca era todo lo que separaba de Noé del mundo impío, es justo decir que el -bautismo- de Noé era una labor de la fe de Noé. Hebreos nos dice tres cosas que realizó Noé en su experiencia bautismal: 

Por la fe Noé, habiendo recibido respuesta de cosas que aun no se veían, con temor aparejó el arca en que su casa se salvase: por la cual fe condenó al mundo, y fué hecho heredero de la justicia que es por la fe.
— Hebreos 11:7

La primera cosa que realizó el bautismo de Noé era la salvación de su casa. Las aguas que ahogaron al mundo eran las mismas aguas que llevaron el arca a seguridad. 

La segunda cosa que se realizó por el bautismo de Noé era que Noé condenó al mundo. Por mucho tiempo antes del diluvio, Noé había sido un predicador de rectitud. 8 Aún la gente no se arrepentieron y seguían en sus caminos de maldad. Entonces cuando las aguas de jucio finalmente vinieron, eran una sentencia de muerte a los impíos. Pero las mismas aguas eran un bautismo para Noé y su familia. Como San Agustín dice, 

Las aguas del diluvio salvaron a los que estaban dentro del arca pero eran mortales para los que estaban fuera; aún eran las mismas aguas. 9

La tercera cosa realizada por el bautismo de Noé era que Noé se convirtió en heredero de la justicia que es por la fe. Su corazón de fe lo llevó a actos fieles y esos actos fieles le hicieron un —heredero de justicia—. Como a Abraham quien le seguiría, la fe de Noé trabaja junta con sus actos y por sus actos, su fe fue perfeccionada.10

En resumen, el bautismo de Noé llevó a cabo una creación renovada. Por pasar por las aguas bautismales, Noé se salvó y salvó a su familia, condenó el mundo de los impíos, y su convirtió en heredero de la justicia. Pasó de muerte a vida. Dejó atrás el mundo violento y corrumpido para que pudiera convertirse en un Adán nuevo - llevando a cabo una Génesis nueva para el género humano. El bautismo de Noé no solamente simbolizaba estas cosas; en realidad llevó a cabo estas cosas:

  • Sin las aguas bautismales de Noé, el arca no habría flotado y así no habría llevado a la familia de Noé a salvo, fuera del mundo de los impíos. 
  • Sin las aguas bautismales de Noé, el mundo no habría sido condenado a ahogarse. 
  • Sin las aguas bautismales de Noé, la fe de Noé no habría sido perfeccionada. 
  • Sin el bautismo, Noé y su familia no podrían haber pasado de la creación antigua a la renovada. 
  • El bautismo de Noé no solamente simbolizaba vida nueva; el bautismo de Noé causó vida nueva, llevando una limpieza y una creación renovada a todo el mundo. 

Еl diluvio de Noé es un ejemplo excelente de eficacia bautismal. Bautismo no es simplemente simbólico. Bautismo realiza algo. 


1  Ambrose of Milan, On the Mysteries. http://www.newadvent.org/fathers/3405.htm (accessed November 5, 2015).

2  In even the earliest times, God sent holy men to be preachers of righteousness. For example, consider Noah (2 Peter 2:5) and Enoch (Jude 1:14-15).

3  Genesis 9:1

4  Burnet, David. The Christian Baptist, Seven Volumes in One. (Cincinnati: D.S. Burnett, 1835.), 616. https://books.google.com/books?id=WhkRAAAAIAAJ&q=%22translated+him%22&hl... (accessed November 4, 2015).

5  Genesis 6:8-9

6  Committee from the Episcopal Church of Connecticut, The Churchman's Monthly Magazine, Vol. I (1804): 43. https://books.google.com/books?id=Fm0QAAAAIAAJ&printsec=frontcover#v=one... (accessed November 4, 2015).

7  Prime, Nathaniel Scudder. A familiar illustration of Christian baptism: in which the proper subjects of that ordinance and the mode of administration are ascertained from the Word of God and the history of the Church; and defended from the objections usually urged by opposers of infant baptism, and the advocates of immersion: in the form of a dialogue. (Salem, NY: Dodd & Stevenson, 1818.), 261. https://books.google.com/books?id=sk8NAAAAYAAJ (accessed November 4, 2015).

8  2 Peter 2:5

9  St. Augustine, On Baptism 6.40.78

10  Compare Hebrews 1:7,17 with James 2:22