Dos Dioses diferentes: La Trinidad católica versus la Trinidad ortodoxa

Considera cuál diferente tendría que ser el mundo para que un esposo y su esposa (los dos, ambos encinta) dieran a luz a un sólo niño a la vez. No podemos imaginar cómo sería ni aun cómo sería posible. No si necesita sólo una modificación pequeña e insignificante para que pudiera pasar tal cosa - sino se necesita un universo radicalmente diferente, uno que ni podemos imaginar -Eso no es un cambio menor. 

De la misma manera, es una fe diferente - es una doctrina diferente de la Trinidad - cuando dices que el Espíritu Santo procede de ambos el Padre y el Hijo. 

Hay una diferencia grande entre la manera en que los Católicos entienden la doctrina de la Trinidad y la manera en que la Iglesia Ortodoxa siempre ha enseñado la doctrina de la Trinidad. 

En el decimoquinto capítulo de Juan, Jesús menciona el Espíritu Santo —quien procede del Padre (Juan 15:26). Y Él no dice más allí. Jesús no dijo que el Espíritu Santo procede del Padre —y de Mí.—

¿Quién era engendrado por el Padre? - El Hijo.
¿Quién procede del Padre? - El Espíritu Santo. 

Esta idea de -proceder- es diferente de -engendrar- o -dar a luz-, pero hay bastantes semejanzas que podemos hacer una comparación útil. 

¿Tendría sentido si dijera yo que mi madre y mi padre me dieron a luz a la vez? Por supuesto que no. Ambos son mis padres pero sólo una de ellos me dio a luz a mí. No es posible que dos personas dieran a luz al mismo bebé. Ni lo puedo imaginar y no lo quiero hacer. 

De modo parecido, no tiene ni un poco de sentido decir que el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo. Esto es tan disparatado como es decir que tu madre y tu padre te dieron a luz a ti.  

El Espíritu Santo no procede del padre y del Hijo. 

En el decimoquinto capítulo de Juan, Jesús dice que el Espíritu procede del padre. Punto. No dijo nada más. 

Hace unos cientos años, la Iglesia Católica cambió eso. Y en el Credo de Nicea, ellos empezaron a añadir cosas. En vez de ser fieles a lo escrito en las Escrituras, ellos lo cambiaron y dijeron que el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo. En el latín, es sólo una palabra -filioque– y en Español, es traducida —y el Hijo.—

Considera cuál diferente tendría que ser el mundo para que un esposo y su esposa (los dos, ambos encinta) dieran a luz a un sólo niño a la vez. No podemos imaginar cómo sería ni aun cómo sería posible. No se necesita sólo una modificación pequeña e insignificante para que pudiera pasar tal cosa - sino se necesita un universo radicalmente diferente, uno que ni podemos imaginar -Eso no es un cambio menor. 

De la misma manera, es una fe diferente - es una doctrina diferente de la Trinidad - cuando dices que el Espíritu Santo procede de ambos el Padre y el Hijo. 

Parece un cambio tan menor. Sólo es una palabra pequeña, sólo una frase pequeña. Pero tiene consecuencias grandes. Es un cambio radical. Introduce cambios entre el Altísimo, reflejando los errores de muchas herejías que atacaron la Iglesia primitiva. Como un sacerdote ha explicado en el artículo, Por qué el Filioque es una herejía, este sólo cambio a la doctrina de la Trinidad nos requiere adoptar las herejías de Sabellianismo, Eunomianismo, Pneumatomachianismo, así deformando nuestro entendimiento del Padre o pensando que el Espíritu Santo es un ser creado - una mera criatura.  

Y como muchos teólogos e historiadores de la Iglesia han ilustrado en diversas escrituras, ese sólo cambio - en un nivel fundamental - produce mal fruto que ultimamente cambia otras doctrinas y creencias. Algunos de los errores de las enseñanzas católicas de hoy tienen sus raíces en su malentendido de la doctrina de la Trinidad. 

Hace aproximadamente 800 años - en los 1200 - los Católicos hicieron dogma este cambio, diciendo que tenemos que creer que el Espíritu procede de ambos el Padre y el Hijo. Hicieron dogma de este error en el Concilio segundo de Lyons..

Tres cientos años más pasaron y luego - en los 1500 - muchos protestantes se distanciaron de Roma. Rechazaron unas enseñanzas de Roma pero no todas. Protestantes guardaron los cambios que los Católicos hicieron a la doctrina de la Trinidad y así muchos Protestantes siguen rindiendo homenaje a Roma aun hoy. Entre los Protestantes que guardaron el Credo de Nicea, guardaron la versión modificada por Roma, diciendo que el Espíritu procede de ambos el Padre y el Hijo

Durante todo eso, la Iglesia Ortodoxa ha guardado el Credo sin cambio. El Credo de Nicea fue escrito en el cuarto siglo y durante mil seiscientos años no lo hemos cambiado. 

En el decimoquinto capítulo de Juan, Jesús dijo que el Espíritu procede del Padre. Así, en la Iglesia Ortodoxa - en nuestro Credo de Nicea - estamos de acuerdo que el Espíritu procede del Padre. Punto. 

Como Cristianos Ortodoxos, no cambiamos la doctrina de la Santa Trinidad. 

Y justo como negamos cambiar la doctrina de la Trinidad, negamos cambiar cualquier otra doctrina. Durante dos mil años, hemos guardado la fe sin cambio. No cambiamos con los tiempos, con la cultura, ni según las preferencias de la gente. 

La razón para que no cambiamos nada es porque, como la Novia de Cristo, no tenemos nuestra atención en nosotros mismos ni en nuestros deseos personales. Sino, con humildad, tenemos nuestra atención en Cristo. Nos estamos dedicados a Él, a quien es Él, a lo que Él quiere, y a lo que Él ha revelado.